Registrarse

El baño del bebé, un delicioso ritual

Ya que se desarrollan a un ritmo particular, aquí debatimos sobre ellos.

Estás viendo el tema: El baño del bebé, un delicioso ritual" en nuestra comunidad de Saludisima

para participar en nuestra comunidad y obtener todas las ventajas!
Jazmin

El baño del bebé, un delicioso ritual

Nota 13 Mar 2010

El cordón umbilical que te unía a tu bebé se rompió cuando lo diste a luz. Ahora el fuerte lazo que los ata es un amor entrañable que casi puede tocarse con los dedos cuando lo amamantas, lo cambias de ropa, lo cargas, lo acaricias, le cantas y le susurras palabras dulces. Pero de seguro, uno de los momentos que más disfrutas con tu pequeño es la hora del baño: por sus expresiones de alegría aunque sea muy pequeño, es evidente que le encanta sentirse acariciado por el agua tibia y mimado por mamá

Equipo Editorial de MIS NIÑOS Y YO

Para que al ritual del baño de tu pequeño no le haga falta nada, es necesario que tomes en cuenta algunos detalles, especialmente si eres madre primeriza.

1. Escoge un momento del día en que no haya prisas y el bebé esté tranquilo. Quizá es mejor que esperes para darle de comer después del baño. Así no habrá posibilidades de que se le presenten problemas digestivos.

2. Algunos pediatras opinan que hasta el día en que el bebé comienza a gatear no es necesario bañarlo todos los días: basta con que lo hagas tres veces por semana y, el resto del tiempo, mantengas limpias sus manos, cara y área del pañal. Otros creen que el baño debe ser diario, dependiendo por supuesto del clima del país donde viva la familia.

3. El baño del bebé debe ser corto pero no por eso menos agradable. Trata de que el lugar donde has dispuesto la tina tenga un clima tibio y agradable, sin corrientes de aire.

4. Por una toalla al fondo de la tina para evitar que el pequeño resbale. Llena la tina hasta la mitad con agua tibia y procede a desnudar al bebé mientras le hablas dulcemente viéndolo a los ojos. Prepara un recipiente con otro tanto de agua tibia para enjuagar y mantenlo cerca.

5. Introduce al bebé en la tina y, si aún no se sienta, sostenlo con una mano puesta en la parte posterior del cuello mientras, con la otra, lo enjabonas. No olvides limpiar ninguno de los pliegues del cuerpo del pequeño. Lava con especial dedicación el área del pañal, cuidando que no queden residuos de jabón que puedan causar irritaciones.

6. Enjuaga al bebé y vacía la tina quitándole el tapón. Usa el agua tibia que tenías reservada para retirar cualquier resto de jabón y permite que él disfrute del contacto con el agua por unos instantes. Puedes aprovechar para improvisar juegos "acuáticos" con tu hijo.

7. Envuelve al bebé en una toalla y colócalo en la cama o en la mesa donde sueles cambiarlo para que puedas dedicar tiempo al secado de su cuerpo teniendo en cuenta cada pliegue. Aplícale crema, talco o colonia sólo si su pediatra lo ha recomendado.

8. El baño del bebé es una excelente oportunidad para que tú y él establezcan un contacto piel a piel. Háblale mucho y acarícialo mientras lo bañas.

Sugerencias

* Prueba con el codo o el reverso de la muñeca la temperatura del agua antes de meter al bebé en la tina: debe sentirse tibia, no caliente.

* Un bebé puede ahogarse en 10 centímetros de agua. Nunca lo dejes solo dentro de la tina, ni siquiera por un minuto.

* No bañes al pequeño en el lavamanos o el fregadero. Podría golpearse con los grifos de agua.

* Si no tienes una estera de baño para poner dentro de la tina, usa una toalla. Evitarás que el cuerpo del bebé resbale.

* No desnudes al bebé mucho tiempo antes de tener todo a punto para el baño.

* Evita enjabonar su carita. Bastará con que la limpies con agua.

* Sostén siempre la cabeza de tu pequeño, si aún no se sienta. No pongas tu mano bajo sus paletillas porque así dejarás sin apoyo la cabeza.

* Terminado el baño envuelve a tu bebé en una toalla seca.

* Algunos bebés no son muy afectos al baño. Si el tuyo pertenece a este "equipo" haz del momento algo agradable cantándole, acariciándolo y hablándole suavemente. Terminará disfrutándolo y querrá repetir la experiencia una y otra vez.

* Si dispones de una tina grande en casa, prueba bañarte tú junto con el bebé y si papá participa, mejor que mejor. Juntos vivirán momentos muy felices.

Imagen

  • Temas similares
    Respuestas
    Vistas
    Autor

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados