Registrarse

El recién nacido. Segunda parte

Ya que se desarrollan a un ritmo particular, aquí debatimos sobre ellos.

Estás viendo el tema: El recién nacido. Segunda parte" en nuestra comunidad de Saludisima

para participar en nuestra comunidad y obtener todas las ventajas!
Jazmin

El recién nacido. Segunda parte

Nota 13 Mar 2010

Acrocianosis: Así se denomina la coloración violácea de manos y pies ocasionada por una circulación lenta en esas zonas. Algunas madres pueden confundirla con los residuos de tinta azul que se utilizaron para marcar el podograma (huellas plantares) en el certificado de nacimiento.

Lanugo: Es una fina capa de vello frágil y delgado, que cubre el cuerpo, especialmente en bebés pre-término. No está relacionada con la cantidad de vello corporal que tendrá en su vida adulta y desaparecerá en poco tiempo.

Milium: Son pequeños puntos blanco-amarillentos localizados en la frente, nariz, mejillas y mentón, producidos por obstrucción y distensión de las glándulas sebáceas. Se les puede retirar limpiándolos con agua de rosas.

Eritema tóxico: Son pequeñas lesiones rojizas elevadas con una vesícula amarillenta central, que aparecen y desaparecen espontáneamente en cualquier parte del cuerpo del bebé, durante las primeras semanas de vida y no tienen ninguna importancia clínica. También se le llama "Dermatitis por picadura de pulgas", ya que las lesiones se parecen a las producidas por esos insectos.

Manchas mongólicas: Son manchas de color violáceo, situadas en la región baja de la espalda, producidas por acumulación de pigmento. A pesar de su nombre, no tienen ninguna relación con el Síndrome de Down (mongolismo) ni con el Gengis Khan de Mongolia . Desaparecerán en el primer año de edad.

Ictericia fisiológica: Es la coloración amarilla de la piel que puede aparecer después de las primeras treinta y seis horas de vida y desaparece hasta los diez días, producida por inmadurez en el metabolismo de la bilirrubina. Si el color amarillo aparece antes, o es muy intenso, o se prolonga más de diez días, puede ser debido a alguna anormalidad, y ya deja de ser fisiológica, por lo que se deberá consultar al pediatra.

Descamación: La epidermis del recién nacido normalmente puede desprenderse en forma de pequeñas escamas, en los primeros días de vida.

Hemangiomas: Son manchas rojas en la cara, especialmente en los párpados y en la nuca, originadas por dilatación de los vasos capilares. A diferencia de los "lunares de sangre" generalmente desaparecen en el primer año de vida.

Edema palpebral: Luego del parto los párpados pueden verse hinchados, debido a la compresión que ejercen las contracciones uterinas, a traumatismo del parto o a los colirios que se utilizan en los retenes. Este edema desaparecerá en poco tiempo.

Hemorragias Sub-conjuntivales: Algunos niños pueden presentar pequeñas hemorragias oculares, producidas por las contracciones uterinas. Se observan como "estallido de cohete", no son importantes, no necesitan tratamiento y desaparecerán en pocos días.

Alineamiento ocular: Muchos recién nacidos desvían la mirada hacia adentro o hacia afuera. Este estrabismo no se considera anormal, debido a que aún no han desarrollado completamente su visión y no enfocan bien. Por otra parte, el puente nasal de los recién nacidos es aplanado, y al mirarle los ojos, pareciera que los desvían, sin que esto ocurra realmente.

Boca: En el paladar o encías se pueden observar cúmulos celulares blancos, llamados Perlas de Epstein. Algunos bebés presentan abultamientos de las encías, no relacionados a la dentición, llamados Epulis. Tanto las perlas de Epstein como los Epulis se consideran normales y desaparecerán en poco tiempo.

Tórax: La respiración del recién nacido normal puede ser irregular, con períodos rápidos y lentos o con pausas. También se pueden sentir vibraciones producidas por el movimiento de las secreciones a través de los bronquios y que no tienen ninguna relación con el proceso de liberación de flemas de su vía respiratoria al nacer.

Glándulas mamarias: Pueden estar hinchadas y secretar leche, tanto en varones como hembras, debido al paso de hormonas femeninas maternas durante el embarazo. En ningún caso se deben "exprimir" con intención de vaciarlos, pues se infectan con mucha facilidad, lo que se denomina mastitis del recién nacido, peligrosa infección que requiere hospitalización y tratamiento con antibióticos endovenosos.

Abdomen: El abdomen de los lactantes es prominente debido al escaso desarrollo de su musculatura abdominal. El cordón umbilical se irá secando progresivamente hasta caerse después de la primera semana de vida. No debe presentar secreciones, pero es normal la presencia de algunas gotas de sangre después de su caída.

Otras partes de este artículo:
Recién nacido (primera parte)
Recién nacido 2 parte
Recién nacido 3 parte

  • Temas similares
    Respuestas
    Vistas
    Autor

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados